Recientemente el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) publicó los datos sobre el crecimiento de los precios costarricenses durante abril, los cuales marcan un incremento interanual de 3.68% y uno de 3.20% para el acumulado enero – abril, igual al acumulado en el primer cuatrimestre del año pasado.

Alquiler y servicios de la vivienda es el rubro que más se ha encarecido en lo que va del año (6.3% en 4 meses), le sigue Educación (6.07%) y Transporte (5.4%). Todas ellas categorías que consumen importantes proporciones de los presupuestos familiares.

Por su parte, los datos mensuales de inflación del Banco Central de Costa Rica (BCCR) son muy claros en mostrar que la principal causa de la subida de precios en abril fue el incremento de 2.8% en los bienes y servicios regulados; estos ascendieron incluso más que los precios de los bienes y servicios transables (1.45%), precios que muchos temían que subieran por el aumento en el tipo de cambio.

Las expectativas de inflación para los próximos 12 meses aumentaron con la devaluación entre febrero y marzo, pasando de 6.1% a 6.9%, y descendieron en abril a 6.7%. Sin embargo, la encuesta que realiza dicha proyección ha sobreestimado consistentemente el aumento de los precios en los últimos 6 años.

El BCCR, con el fin de controlar la inflación y disipar efectos de segunda ronda, decidió subir por segunda vez en el año la Tasa de Política Monetaria (tasa que mantuvo inmóvil durante dos años seguidos, entre junio 2011 y mayo 2013) desde 4.75% a 5.25%.

La idea es simple, incrementar las tasas de interés para desincentivar el crédito, enfriar la demanda, y hacer más difícil a los empresarios trasladar los más altos costos de las importaciones y de producción a los precios del consumidor.

La subida en la Tasa de Política Monetaria tendrá un efecto sobre la Tasa Básica Pasiva en el transcurso de las semanas, además encarecerá el costo del financiamiento del déficit fiscal y minará marginalmente el ingreso disponible de las familias al subir las cuotas de los créditos.

Esta alza se sumaría a los tres rubros que más han subido de precio durante el año, mencionados por INEC, los costos de vivienda, transporte y educación.

La pregunta es, ¿puede el Banco Central controlar el crecimiento de los bienes regulados? La respuesta es: probablemente no mucho, pues los mismos han subido por estructuras de costos ineficientes, o por aumentos en el tipo de cambio.

Ese último (tipo de cambio), a su vez, se rige por la cantidad de dólares que entran al país producto de las exportaciones y, entre otras cosas, por las tasas de interés. De esas, el Central podrá controlar las tasas en colones, pero no las de dólares, las cuales están al alza desde mayo de 2013.