Las expectativas sobre el aumento en los precios de Costa Rica para los próximos 12 meses presentaron una disminución desde 6.7% a 6.5%, tras haber empezado el año en 5.8%.

Estas previsiones, cuyo promedio para el 2013 fue de 6.2%, tuvieron un fuerte movimiento al alza durante el primer trimestre del año y en la medida en que el tipo de cambio empezó a subir, pues los agentes entrevistados posiblemente pensaron en el impacto que el más alto tipo de cambio tendría sobre los precios de los bienes importados.

En marzo estas expectativas llegaron a 6.9%, el nivel más alto desde mayo 2011 (en ese año la inflación cerró en 4.7%), pero han descendido hasta 6.5%, respondiendo positivamente a la baja de la volatilidad y trayectoria del precio del dólar.

Incluso las respuestas más pesimistas, que esperaban una inflación de 10%, alcanzaron un nivel inferior para la encuesta de mayo, pasando a 8%.

Las expectativas de devaluación descendieron para todos los rangos que estipula la encuesta; de acuerdo a la misma, para los próximos 3 meses la devaluación sería de 1.6%, para los siguientes 6 meses de 2.3% y para los próximos 12 meses del 4%.

Ciertas medidas tomadas por el Banco Central, como subir las tasas de interés en colones y atenuar la volatilidad del tipo de cambio en Monex, además de un bajo ritmo de crecimiento económico, son factores que limitan las expectativas de inflación. Ello, pues suponen una menor capacidad de traslado hacia el consumidor de costos de producción más altos, ya sea consecuencia directa o indirecta de trabajar con un tipo de cambio más alto.