El Índice Manufacturero de Estados Unidos correspondiente al mes de febrero tuvo un repunte importante, pasando de 51.3 a 53.2 y recuperando parcialmente el terreno perdido entre diciembre y enero, cuando cayó desde 56.5 a 51.3.

Para el segundo mes del 2014 el reporte fue muy bueno porque muestra que, a pesar de las tormentas invernales, la producción manufacturera logró prevalecer. El alza en el rubor de órdenes indica que existe confianza en que la demanda aumentará una vez superado el invierno.

El informe de consumo personal dado a conocer esta mañana también sobrepasó las expectativas, mostrando un avance de 0.4% tras uno esperado del 0% y un precio de 0.1%. En este caso el consumo de servicios resultó ser el más alto en más de 12 años, impulsados por el incremento en la demanda por servicios de salud, en la medida en que más personas se inscriben en los seguros de salud.

De los 10 sub rubros que componen al indicador de manufactura, los relacionados con inventarios muestran los efectos de problemas de logística que enfrentaron las empresas debido al clima, imposibilitando a muchas conseguir las partes que necesitan para producir.

Las secciones de empleo e importaciones se mantuvieron estables entre enero y febrero, en 52.3 y 53.5 respectivamente.

Cabe decir que todas las lecturas por encima de 50 denotan crecimiento en sus respectivos sectores.

Si bien los datos macroeconómicos de esta mañana fueron positivos, las acciones tuvieron una caída de 0.94% para las inscritas en el Dow Jones y 0,74% para las empresas del Standard & Poor´s 500, ante una actitud de aversión al riesgo y búsqueda de refugio por parte de los inversionistas que anticipan un deterioro adicional en el conflicto de Ucrania.

El oro y los bonos del Tesoro subieron de precio consecuencia de la mayor demanda por activos seguros.