Desequilibrio.

Con ese calificativo evaluó la Comisión Europea (CE) a Alemania, Francia, Italia y España luego de examinar las economías de diecisiete países de la Unión Europea (UE), de los cuales catorce recibieron un llamado a emprender acciones correctivas para enfrentar sus desbalances macroeconómicos.

El órgano comunitario puso especial énfasis sobre Italia, cuyo caso presenta “desvíos excesivos que deben atenderse con urgencia”. Según el ente, Roma debe esforzarse en disminuir su deuda pública y recuperar la competitividad, dado que esos factores son los detonantes del bajo crecimiento de la productividad del país.

Por su parte, Bruselas también acercó su foco a las dos mayores economías de la eurozona: Alemania y Francia.

Respecto a Alemania, la CE advierte que si bien se mantienen recursos de crecimiento económico, estos “no han sido asignados de manera eficiente”. Conforme con el Ejecutivo comunitario, del alto superávit por cuenta corriente alemán, buena parte de los ingresos alemanes se invierten fuera.

Así los puntos, la Comisión pide a Berlín que ponga en marcha medidas para reducir el elevado superávit, fortalecer la demanda interna y el crecimiento potencial de la economía. Lo anterior, de acuerdo con vicepresidente de la CE, Olli Rehn, debe lograrse a través de una mayor inversión doméstica.

En cuanto a los desequilibrios de Francia, aunque no son excesivos, se destaca la pérdida de competitividad asociada, en buena parte, a los costes laborales, al déficit comercial, a su elevado nivel de endeudamiento y al alto nivel de déficit público.

Dichos problemas, representan una preocupación especial debido al tamaño de la economía francesa y a los efectos de contagio potenciales al resto de países del euro, por lo que la CE pide a París ser determinante en sus acciones.

Mejores noticias llegan a España, nación que ha abandonado esta zona de peligro, gracias al “ajuste significativo” emprendido a lo largo del año pasado, justificó la Comisión Europea.

Aparte de los cuatro grandes países del euro, también Bélgica, Bulgaria, Irlanda, Hungría, Holanda, Finlandia, Suecia y Reino Unido presentan distintos desequilibrios y deben tomar medidas para atajarlos.

Este miércoles la oficina comunitaria de estadística, Eurostat, dio a conocer que la economía de la zona del euro creció un 0.3% en el último trimestre de 2013 respecto al trimestre anterior, y la de la Unión Europea avanzó un 0.4%, según los datos revisados.

Dichas cifras apoyan la mejora económica registrada a final del año pasado, ya que en el tercer trimestre el avance fue del 0.1% en los países de la moneda única y del 0.3% en los Veintiocho.