Estados Unidos (EE.UU.) parece avanzar decididamente en una de las tareas más difíciles que le impuso la reciente crisis económica mundial, que sus consumidores vuelvan a confiar.

Así lo deja ver el índice de confianza que realiza The Conference Board, el cual inició el primer mes del 2014 en 80,7 puntos, frente a los 77,5 de diciembre y los 77,1 que preveían los analistas financieros.

La directora de indicadores económicos de la firma, Lynn Franco, atribuyó la mejora a la recuperación de los negocios y de las condiciones laborales en el país. Ello además dio pie para que los consumidores prevean un ascenso de la economía y los ingresos.

“Con todo, la confianza aumenta y las crecientes expectativas sugieren que la economía podría impulsarse en los próximos meses”, señala Franco.

Por su parte, el subíndice que estudia la confianza de los consumidores en la situación actual de la economía subió de 75,3 puntos en diciembre a 79,1 en enero.

En términos de producción y empleo para los siguientes seis meses, la confianza de los estadounidenses aumentó hasta 81,8 puntos en relación a los 79 del mes anterior.

Lo anterior hace esperar incrementos en la actividad económica de EE.UU., ya que el consumo privado representa cerca del 70% de esa.