El desacuerdo en la esfera política de Estados Unidos ha distraído la atención de los inversionistas a nivel mundial de la actual temporada de ganancias de las empresas más importantes del mundo.

La temporada de ganancias arrancó hace dos semanas, y hasta el momento han reportado 81 empresas del índice Standard and Poor´s 500. De estas 81, 60 han reportado ganancias que superan las expectativas, 18 ganancias por debajo de las expectativas y 3 han reportado justo como se esperaba.

Del importante sector bancario ya han reportado ganancias los más grandes de Estados Unidos, y en general han superado en 7.76% las ganancias esperadas por acción, mientras que sus ingresos totales han quedado 0.64% por debajo de lo esperado.

Empezando por JP Morgan, este reportó $1.42 por acción, superando en 9.1% lo esperado por analistas, que era $1.30. Sin embargo, los resultados sin ajustes por costos o pérdidas consideradas extraordinarias fueron negativos, registrando una pérdida por $0.4 billones después de gastar $7.2 billones en temas legales.

En setiembre la empresa había acordado pagar $1.3 billones para saldar cargos en Estados Unidos e Inglaterra por pérdidas masivas en el año 2012 en negocios de intermediación bursátil y derivados.

El Banco Wells Fargo, el más grande Estados Unidos por préstamos, reportó una ganancia mayor en 13% en su utilidad neta en relación con el mismo trimestre del año pasado, a pesar de las menores ventas de créditos hipotecarios. El ingreso neto fue de $5.58 billones, $0.99 por acción, desde $4.94 billones en el mismo trimestre del año anterior. El banco liberó $900 millones de reservas, lo que compensó una caída de 43% en el área de hipotecas.

Citigroup Inc. reportó ganancias por debajo de lo esperado, con un ingreso neto de $3.26 billones, o $1.02 por acción, desde $3.27 billones hace un año, $1.06 por acción. Una de las razones fue una caída del 26% en los ingresos obtenidos del mercado de bonos, consecuencia directa de los mensajes de la Reserva Federal respecto a un posible cambio en su Política Monetaria, que llenó de incertidumbre al mercado de bonos y secó su volumen de negociaciones.

El gigante Bank of America, el segundo banco más grande de Estados Unidos, reportó $0.28 por acción, 36.6% más de lo esperado, mostrando una importante disminución en los costos legales que les dejó la caída del mercado inmobiliario y haber asumido el control del gigante hipotecario Countrywide Financial Corp. y sus problemas legales con los remates de casas. Los ingresos netos fueron de $2.5 billones desde $340 millones en el mismo trimestre del año anterior.

Goldman Sachs y Bank of New York Mellon reportaron mejores resultados trimestrales a los esperados. En primero reportó $2.88 por acción, 16.7% mejor a lo esperado, y el segundo $0.61 por acción, 5.5% mejor a lo proyectado.

Esta mañana reportó Morgan Stanley, con resultados que superaron las expectativas del mercado gracias a un repunte en los ingresos por intermediación bursátil de acciones principalmente. Su ingreso neto fue de $906 billones, comparado con una pérdida de $1.02 billones hace un año.