De acuerdo con Bloomberg, la acelerada inflación que experimenta la economía argentina supera el ritmo del crecimiento en los salarios, lo que está haciendo que cada vez más argentinos no cumplan a tiempo con los pagos de sus préstamos.

Esta situación ha sido señalada por Moody´s como un riesgo para la salud del sistema bancario. La calificadora ha resaltado cómo la tasa de atrasos en préstamos ha alcanzado un máximo de 3 años debido a que los salarios cada vez tienen menos poder de compra.

Se estima que la inflación en Argentina es del 25%, sin embargo este dato es seriamente cuestionado por muchas agencias, que se inclinan por una inflación superior al 30%.

Los préstamos en “default” o con atrasos superiores a 90 días han crecido en 48% en el año transcurrido hasta julio, lo que representa un total de $1.4 billones. Con esto, el porcentaje total de mora de todo el sistema bancario llega a 1.7%, lo más alto desde el 2010 pero todavía un porcentaje relativamente bajo al compararse con otros países del mundo.

Sin embargo, lo que preocupa a analistas es la tendencia en los índices de mora, especialmente entre los individuos de ingresos medios y bajos.

Algunos bancos, como Banco Columbia, han alcanzado tasas de préstamos en mora de 15.6% al cierre de junio de este año.

La calificadora Moody´s ha expresado su preocupación por la salud del sistema bancario, donde a parte de los préstamos que no están siendo pagados, también el Gobierno obliga a los bancos a prestar a empresas pequeñas a tasas menores a las vigentes y bajando comisiones, lo que disminuye aún más la rentabilidad de los bancos según reporta Bloomberg.

La presidente Cristina Kirchner firmó en junio del año pasado un decreto que obliga a los bancos a prestar el 5% de los depósitos totales a una tasa fija del 15% durante 3 años a pequeñas y medianas empresas.

El desempleo en Argentina se ha mantenido estable alrededor de 7.2%.