Las tasas de interés más bajas en moneda nacional y relativamente al alza para las inversiones en dólares, han cooperado a disminuir la sobreoferta de divisas en el mercado cambiario nacional.

En junio, en el mercado mayorista MONEX se negociaron $308 millones, $82 millones menos que en marzo. Si bien el Sector Público No Bancario (SPNB) compró una cantidad similar en ambos meses ($194 millones en junio y $190 millones en mayo) el Banco Central si tuvo una cuantiosa disminución en sus compras, pasó de adquirir $82 millones en mayo a $6.5 millones en junio.

Así mismo, la demanda privada por dólares fue algo superior, pasando aproximadamente del 30% en mayo, a 35% en junio.

A nivel del sistema bancario, los depósitos a plazo en dólares crecieron a una tasa promedio de 16% en la primera mitad del año, un cambio importante en relación a un año atrás, cuando estos depósitos disminuían mes a mes.

Hacia adelante se puede plantear que, en ausencia de posibles distorsiones causadas por el uso de las divisas de los eurobonos posesión del Gobierno, no debería apreciarse la misma sobreoferta de dólares queriéndose invertir en colones, pues las inversiones en moneda nacional han disminuido considerablemente su retorno y ya no justifican el mayor riesgo cambiario que implica una inversión en colones para inversionistas cuya moneda base son los dólares.

Así mismo, el aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que se ha traducido en mejores rendimientos para todos los activos en dólares, podría empezar a tentar a algunos a dolarizar parte de sus ahorros, cooperando con el escenario de menor sobre oferta de divisas.