Para este año, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) proyecta que las entradas de Inversión Extranjera Directa (IED) a la región se ubicarán en un rango que oscila entre una caída de 3% y un aumento de 7%.

La región de América Latina y el Caribe recibió en 2012 un nuevo monto récord de IED de 173.361 millones de dólares (6,7% más que en 2011), pese al contexto externo de marcada reducción de estos flujos mundiales, informó hace unos meses la CEPAL de las Naciones Unidas.

Estas cifras se explican por el sostenido crecimiento económico de la región, los altos precios de las materias primas y la elevada rentabilidad de las inversiones asociadas a la explotación de recursos naturales, señala el informe La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2012 presentado en la sede del organismo en Santiago de Chile.

Según el informe, la IED se va orientando cada vez más hacia la explotación de recursos naturales, en particular en América del Sur. El peso de la manufactura es bastante limitado en las entradas de IED, con la excepción de Brasil y México.

Por otra parte, las utilidades de las empresas transnacionales que operan en América Latina y el Caribe (también denominadas rentas de IED) se incrementaron 5,5 veces en nueve años, pasando de 20.425 millones de dólares en 2002 a 113.067 millones de dólares en 2011. En promedio, las empresas transnacionales repatrían a sus casas matrices una proporción de sus utilidades ligeramente superior (55%) a la que reinvierten en los países de la región donde fueron generadas (45%).

Brasil sigue siendo el principal receptor de IED, pese al leve descenso de 2% registrado en 2012, cuando recibió 65.272 millones de dólares, 41% de los flujos regionales. En 2012 los aumentos más importantes se concentraron en Perú (que recibió 12.240 millones de dólares) y en Chile (30.323 millones de dólares), transformándose este último en el segundo destino más importante de IED.

Otros países que mostraron incrementos respecto a 2011 fueron Argentina (27%), Paraguay (27%), Bolivia (23%), Colombia (18%) y Uruguay (8%). En Centroamérica, se destacan los resultados de El Salvador (34%), Guatemala (18%), Costa Rica (5%), Honduras (4%) y Panamá (10%), que sigue siendo el principal receptor de esta subregión.
México experimentó una caída importante respecto a 2011, que se explica en buena medida por la salida a bolsa del 25% de la filial del banco Santander de España por 4.100 millones de dólares. Otros países que mostraron disminuciones en 2012 fueron Ecuador, Venezuela y Nicaragua.

Estados Unidos y los países de la Unión Europea continúan siendo los principales inversores en América Latina y el Caribe, destacándose también Canadá y Japón.

El organismo resalta, por otro lado, la consolidación del proceso de expansión de las empresas transnacionales latinoamericanas (translatinas), varias de las cuales en el último año han absorbido o comprado paquetes controladores de empresas europeas, expandiéndose hacia ese continente y otros mercados.