La Tasa Básica Pasiva (TBP) se mantendrá en 6.60% por una semana más, mostrando poca reacción a la baja del 1% en la Tasa de Política Monetaria (TPM), que la semana pasada pasó de 5% a 4% como respuesta del Banco Central ante un escenario de bajo crecimiento económico e inflación estable.

La Tasa de Política Monetaria debe ser la principal tasa de una economía, y debe incidir sobre el costo del dinero y del crédito, pues es una de las principales herramientas con las que cuenta un Banco Central para guiar a la economía por la senda de su preferencia.

Después de la modificación de la TPM el costo de un día del dinero en el mercado de liquidez de la Bolsa Nacional de Valores pasó de 4.50% a 4.70% el día de hoy, movimiento contrario a lo esperado y reflejo de que todavía los canales de transmisión de las distintas herramientas de política monetaria deben ser afinadas, especialmente si el Banco Central desea moverse a un esquema de mayor flexibilidad cambiaria.

Si bien, el mercado no ha reaccionado al movimiento del Banco Central que ha colocado a la TPM en su nivel más bajo en registros, consideramos que eventualmente las tasas de corto plazo deberían reflejar tal disminución en el costo de la moneda nacional, y la Tasa Básica Pasiva, a su vez captar tales movimientos.

Las menores tasas de interés en colones, en contraste con rendimientos al alza en el mercado internacional para las inversiones en dólares, deberían también tener un impacto sobre el tipo de cambio, efecto que si bien, no se ha observado tampoco han resurgido los excesos de dólares en MONEX.

Hacia el segundo semestre debería apreciarse un repunte en la demanda por el crédito en moneda nacional como respuesta a su menor costo, y esto influir positivamente sobre la economía nacional, que ha tenido un primer semestre bastante gris.