Los consejeros de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) podrían anunciar hoy si seguirán comprando bonos del Tesoro a un ritmo mensual de 85.000 millones de dólares, y a la vez mantener sus opciones abiertas para reducir el programa este año si el mercado laboral continúa mejorando.

Los datos económicos han sido dispares desde la última reunión de política monetaria en mayo. El crecimiento del empleo se mantuvo estable y los consumidores siguieron gastando, pese al obstáculo de aumentos de impuestos y recortes de gastos del Gobierno.

Sin embargo, la inflación se desaceleró aún más por debajo de la meta de un 2% de la FED.

Los consejeros del banco central también divulgarán un informe trimestral de proyecciones económicas, incluyendo pronósticos para el crecimiento, la inflación y el desempleo.