Los niveles máximos de preocupación y estrés financiero que ha vivido el mercado internacional tras la última reunión de la Reserva Federal y el discurso de su presidente, Ben Bernanke, parecen irse disipando, y tanto las bolsas como los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos han normalizado sus niveles de volatilidad.

Hoy, William Dudley, presidente de la Reserva Federal de New York y miembro del Comité de Mercados Abiertos de la FED, ha expresado que cualquier intento por reducir el ritmo de compras de activos por parte de la FED está lejos de significar una reducción de los estímulos, y que un aumento en la tasa de política monetaria es “muy probable que esté bastante lejos” y que las compras de bonos podrían ser prolongadas si el crecimiento económico se mantiene por debajo de las expectativas de la FED.

Otro miembro del Comité, Jerome Powell, expresó que una pronta subida de intereses “está desincronizada tanto del comunicado de la Reserva Federal y de la expectativa de los miembros del Comité”. La mayor parte de los miembros de la FED espera que sea hasta el 2015 cuando se dé inició a un proceso de normalización de la política monetaria.

El Dow Jones ha recuperado 264 puntos (1.7%) en las últimas dos sesiones y los rendimientos de los bonos de 10 y 30 años del Tesoro de Estados Unidos también han logrado disminuir desde los máximos alcanzados hace dos días. Actualmente están en 2.47% y 3.54% respectivamente.

Los datos económicos continúan en la senda positiva, aunque todavía no existen datos para anticipar una aceleración del crecimiento económico por encima de las expectativas de la FED (2.45%) o de una inflación al alza.

Así mismo, en la medida en que los niveles de volatilidad descienden para los bonos del Tesoro, los niveles de negociación de los bonos emergentes empiezan a mostrar señales de vida y han surgido los comentarios entre analistas que muchos bonos se encuentran en precios de “ganga”.