La mejora que la economía nipona ha mostrado en los últimos meses llevó a las autoridades del Banco Central de ese país a decidir mantener intactas las tasas de interés de referencia, para continuar con el estímulo a la actividad económica.