Durante los últimos 4 días en el mercado mayorista de dólares MONEX hemos vuelto a observar montos de negociación atípicos para este mercado y en los cuatro días entre miércoles y lunes, se negociaron $170 millones, de los cuales $97 millones fueron adquiridos por el Banco Central y $64 millones por el sector público no bancario (SPNB), siendo los restantes $9 millones demandados por el sector privado.

El año pasado, en las semanas previas a semana santa, también observamos un abultamiento en el volumen negociado, siendo justificado porque los días santos posiblemente obligan a las empresas a adelantar pagos y cambiar divisas, resultando en un mayor volumen de transacciones.

El año pasado se vieron volúmenes que duplicaban el promedio diario en la semana previa a semana santa y el máximo transado en esos días fue de $29 millones, cuando el promedio negociado en el mes rondaba los $16 millones. La diferencia está en que en esa ocasión fueron adquiridos entre el SPNB y el sector privado y en que el tipo de cambio estaba flotando entre ₡505 y ₡510.

En este caso, la mayor cantidad de dólares debe ser comprada por el BCCR, minando la independencia que debe tener esta institución para el manejo de los agregados monetarios.

Si bien existe una propuesta de Ley para desincentivar el ingreso de capital golondrina, no se puede afirmar, debido al comportamiento observado en años anteriores, que el mayor volumen transado obedezca a tal tipo de capital. De la misma forma, si el Gobierno ha de financiarse con dólares en los próximos 3 años, es poco probable que en ausencia de un manejo más activo de las bandas cambiarias y de la tasa de política monetaria, un mercado de coberturas nacional y reglas claras para definir el equilibrio externo, la pequeña participación del sector privado en MONEX sea capaz de sostener un tipo de cambio por encima de ₡500.00.