Recientemente comentamos en este blog sobre el dilema que tenía el Banco Central y el comportamiento del tipo de cambio. En este señalamos a los controles de capitales como medida para desincentivar la oleada de dólares al país. Ayer el gobierno anunció una serie de medidas, que deben de ser aprobadas por la Asamblea Legislativa que tienen el objetivo de reducir este tipo de capitales.

Estas medidas solían ser bastante controversiales, criticadas por el Fondo Monetario Internacional, sin embargo recientemente la entidad cambió su perspectiva sobre los controles de capitales, lo que ha representado un cambio de mentalidad bastante importante en el ámbito económico.

En un estudio de la entidad señalan que, si bien la  libertad de movilidad de capitales es beneficioso, estos pueden desestabilizar economías cuyo sistemas financieros están poco desarrollados. Incluso señala que la liberalización no es apropiada para todos los países o para todos los momentos. Países como España, Irlanda e Islandia son ejemplos claros de lo peligrosos que pueden ser los movimientos volátiles de capitales.

Y es que desde la crisis internacional de 2008, los principales bancos centrales del mundo, principalmente el de Estados Unidos han emitido gigantescas sumas de dinero con el fin de mantener sus tasas bajas y sus monedas débiles con respecto a otras.

Costa Rica se estaría sumando a economías como Brasil, Tailandia o Corea del Sur al implementar esta medidas.

¿En qué consisten?

El gobierno considera que existe espacio para reducir las tasas de interés. Por lo que es posible que, mientras tengan espacio, se abstengan de asignar a tasas altas, esto en las subastas.

En segundo lugar se generó una directriz para que los bancos públicos pongan límites a las tasas adicionales  que se les pagan a los depositantes con tamaños importantes.

También se espera establecer un impuesto adicional al 8% que pagan los títulos; esto para las compras realizadas por entidades o inversionistas extranjeros.

Finalmente establecer un encaje a los fondos que entran para inversiones, estas deberán depositarse en el Banco Central.

Estas medidas están direccionadas a la forma en la que los capitales golondrina han estado entrando por lo que es posible que tengan efecto, sin embargo, este tipo de herramientas suelen ser temporales, por lo que no se puede descartar movimientos adicionales por parte del Banco Central.