Tal como mencionamos en análisis anteriores, el tipo de cambio volvió al piso de la banda cambiaria y se estacionó en 500 colones por dólar. El tipo de cambio arrancó el lunes 7 de enero negociándose a un promedio ponderado de 501,43 colones por dólar, para caer rápidamente a 500 a partir del martes.

La semana pasada se negociaron $223 millones, de los cuales solamente $36 millones fueron adquiridos por el sector público no bancario. El Banco Central tuvo que intervenir para defender el piso de la banda comprando $158 millones, con lo cual tuvo que emitir 79 mil millones de colones. Con esas últimas compras, la entidad monetaria ya completó su programa de compra de reservas de $1.500 millones.

En un solo día se cambiaron alrededor de $70 millones, que se usaron para la compra de bonos del gobierno. Si el Banco Central baja tasas de interés y si se ve forzado a bajar el piso de la banda, estos capitales se verán altamente beneficiados. Se elevaría el precio de sus bonos y al cambiar de vuelta los colones lo harían a un tipo de cambio inferior al cual vendieron. El rendimiento obtenido en dólares sería ridículamente alto, dependiendo de la magnitud de la baja en la banda.

Pareciera que, hasta ahora, el Banco Central está perdiendo la batalla contra los capitales del exterior.

Lea nuestro análisis del viernes, donde detallamos las opciones que tiene el Central para resolver esta situación.