En las últimas semanas se ha especulado sobre posibles cambios en la política monetaria del Banco Central de Costa Rica (BCCR), de cara al comportamiento del mercado cambiario al cierre de 2012 y en lo que llevamos de este 2013. Los comentarios toman más fuerza al acercarse el límite establecido en el Plan de Acumulación de Reservas del BCCR, que establece que la entidad solo puede comprar, para efecto de defensa del límite inferior de las bandas, un máximo de US$1.500 millones en 2012 y 2013. Al día de hoy la cifra asciende a US$ 1495.

La reciente entrada de capitales especulativos y el endeudamiento externo de los bancos representa una vulnerabilidad para el país, debido a la posibilidad de que salgan con relativa rapidez, desestabilizando la transmisión de la política monetaria.

¿Qué podría hacer el Central para enfrentar este escenario?

• Reducir tasas de interés. Esta es una de las medidas más factibles, sin embargo, su efecto se verá reducido significativamente por el comportamiento de las finanzas del gobierno, así como por la búsqueda de la entidad por su meta inflacionaria.

• Permitir la apreciación del colón. Esto se podría hacer reduciendo el “piso” de las bandas o moviéndose hacia la flotación; esto teóricamente se debe de realizar cuando la moneda esté subvaluada y existan presiones inflacionarias. Por otro lado, puede existir un costo político de este movimiento y, además, el uso de coberturas cambiarias apenas se está gestando en el mercado.

Dado que en otros países el abandono de las bandas se ha hecho en un contexto financiero internacional más estable, la pregunta que surge es: ¿La situación actual es percibida como estable por el Banco Central?

• Acumulación adicional de reservas internacionales. Esto es positivo si la posición del banco es baja, sin embargo si son altas, la intervención y consecuente esterilización es costosa, lo que reduce los beneficios de aumentarlas. Más aún, una sostenida intervención durante entradas de capitales puede aumentar expectativas de apreciación, generando un ciclo vicioso.

• Establecimiento o fortalecimiento de controles de capitales. Aunque éstas solían ser medidas más controversiales, informes recientes del FMI han alentado el uso de estas medidas, tal como lo han hecho Colombia y Brasil en diferentes episodios de entrada de capitales. Ya el BCCR había establecido encajes a préstamos de corto plazo, por lo que de ser factible políticamente, la entidad podría incrementarlos o hasta ampliar su alcance a impuestos a ciertas transacciones. Esto si desea reducir la especulación a través del instrumento conocido como Global Depositary Notes, que consiste en instrumentos que se compran en dólares pero exponen a los inversionistas internacionales a tasas y cupones en colones.

Si bien no se puede prever el siguiente paso del Banco Central, es importante recordar que las bandas siempre han sido el camino hacia una flotación, por lo que se debe de tomar en cuenta este factor en las decisiones de inversión y consumo.