Los esperados datos sobre el desempeño del mercado laboral estadounidense fueron mejores a lo anticipado por analistas e inversionistas alrededor del mundo, lo que ayudó a que esta primera semana de actividad bursátil cerrara con buenas ganancias.

En diciembre la economía norteamericana creó 155 mil empleos nuevos, mientras que el dato esperado era de 152 mil, y los datos de noviembre fueron revisados al alza, quedando el número final para ese mes en 161 mil nuevos puestos de trabajo.

La creación de empleos continúa mostrándose en línea con su tendencia del año, lo que es suficiente para absorber a los nuevos trabajadores, pero no para bajar la tasa de desempleo nacional, que cerró el 2012 en 7.8%.

Sin contar la destrucción de empleos públicos, el sector privado creó 168 mil nuevos puestos, de los cuales 25 mil fueron nuevas plazas en el sector industrial, lo que le genera un poco más de seguridad respecto a las buenas perspectivas para ese sector en este año, donde hay buenas proyecciones para que el rebote en el sector inmobiliario apoye a la demanda por bienes finales de sectores relacionados.

Las industrias del sector de construcción agregaron 30 mil nuevos empleos.

Sin embargo, hay algo de esas proyecciones positivas de crecimiento económico y mercado laboral que preocupa a los inversionistas, y es el hecho de que la Reserva Federal ató sus estrategias de política monetaria al desempeño de este último mercado, por lo que datos de creación de empleo mensual cercanos a los 200 mil podrían implicar un endurecimiento de la política monetaria durante el 2014.