Llegó ya formalmente a  los medios y a la palestra pública lo que Aldesa ha venido advirtiendo desde el último trimestre del 2012. Se completó la compra de $1.500 millones de dólares por parte del Banco Central y la entidad se encuentra sin armas para defender el piso de la banda de 500 colones por dólar.

Esta semana el tipo de cambio estuvo totalmente pegado en 500 y se negociaron $105 millones de dólares (datos al jueves 17 de enero) de los cuales solamente $11 millones fueron adquiridos por el sector público no bancario. El Banco Central tuvo que intervenir para defender el piso de la banda comprando $79 millones.

Se habla de implementar medidas para detener el flujo de capitales del exterior, pero a juzgar por la velocidad con que se mueve el aparato gubernamental, pareciera que está situación va a continuar. Estos inversionistas del exterior son profesionales y la decisión de entrar en Costa Rica está cuidadosamente pensada y analizada. Sólo esperemos que no entren instituciones en masa, ya que, al parecer, la que causó que el Banco Central se despertara fue solo una de ellas.