Para sorpresa del mercado bursátil, hoy el Gobierno decidió no vender ninguno de sus bonos de deuda interna en dólares, a pesar de que los inversionistas ofrecieron $40,5 millones por ellos, a precios superiores a los ofrecidos en la subasta del lunes pasado, cuando sí colocó un monto importante.

Con esta acción se crea la expectativa de que los eurobonos deben estar muy cerca de salir al mercado y que es por ello que el Gobierno decidió, por primera vez en mucho tiempo, no tomar el dinero que le ofrecen los inversionistas nacionales.

La consecuencia directa fue más presión a la baja (precios al alza) para la curva de rendimientos en dólares, que ya ha generado amplias ganancias a todos aquellos inversionistas que decidieron comprar bonos de deuda interna en la primera mitad del año, cuando los precios habían sufrido una fuerte caída debido a los problemas de caja del Gobierno, que tuvo que vender bonos a  los precios impuestos por el mercado.

Uno de los bonos que más rendimientos ha generado es el bono de deuda interna con vencimiento en el año 2025, que hasta hace unos meses se podía comprar a un precio de 88,10%. Hoy en día se vende a 96% en el mercado secundario.

La subasta de hoy fue muy exitosa en cuanto a participación del mercado y aunque el Gobierno se guardó sus bonos en dólares, sí vendió ₡45 mil millones en bonos en colones de mediano y largo plazo.

La curva de tasas de interés del Gobierno en colones también ha venido ajustándose a la baja, aunque a una velocidad menor que la observada para los bonos en dólares.

Conforme se aproxima la fecha de venta de los nuevos bonos de deuda externa de Costa Rica, la expectativa de la tasa que le van a exigir al Gobierno se ha ajustado a la baja debido, principalmente, a la enorme liquidez que reina en el mercado internacional, donde bonos como los de Guatemala al 2022 se negocian con un rendimiento del 4,08%.