El Banco Central de Brasil anunció hoy la liquidación del banco Cruzeiro do Sul, intervenido en junio pasado ante el fracaso de las negociaciones para la venta de la institución al banco español Santander, y también se liquidará el pequeño banco Prosper, que acumulaba “sucesivos saldos negativos”, según Bloomberg.

El banco Cruzeiro do Sul fue intervenido el 4 de junio último, luego de que la autoridad monetaria detectara que se habían maquillado los balances y se hubiesen registrado más de 300.000 préstamos ficticios para ocultar perjuicios por unos 1.500 millones de dólares.
Desde ese entonces, el gobierno inició negociaciones con acreedores de la institución -que detenta alrededor del 0,25 por ciento de los activos del sistema bancario y un 0,35 por ciento de los depósitos-, al tiempo que intentó encontrar interesados en asumir su control.