Tal como lo anunciamos días atrás, la Reserva Federal de Estados Unidos finalmente se decidió a inyectar más liquidez en la economía, para evitar la desaceleración y convencer a los mercados de su firme intención de sostener a la economía más grande del mundo.

La Fed extenderá el  programa actual, conocido como Operational Twist, el cual ha consistido en vender bonos de plazos menores a 3 años y comprar los de 6 años en adelante. Esta alternativa le permitirá a la entidad actuar modestamente hasta que se aclare el panorama económico y en setiembre valorar si se necesitan medidas más fuertes.

¿Qué efecto tendrá esto en Costa Rica?

Estos tres instrumentos tienen algo en común, y es que las tasas en dólares en el mercado internacional se mantendrán bajas por un tiempo prolongado, incluso mayor al esperado hace unos meses atrás. Esto se trasladaría a tasa bajas en esta moneda en nuestro país, sin embargo, la captación del gobierno seguirá distorsionando el panorama local en comparación a las plazas internacionales.