Los datos dados a conocer hoy hacen dificil defender la hipótesis de que el mercado inmobiliario en Estados Unidos ya ha tocado fondo y que estamos en el tan esperado proceso de estabilización previo a un repunte del mismo.

El informe de hoy arrojó datos mixtos a los mercados, por un lado el ritmo de construcción de viviendas nuevas disminuyó de un 5,4% en abril a un -4,8% para mayo. Sin embargo, por su parte, los permisos de viviendas se recuperaron en un 7,9%, el nivel más alto en casi cuatro años, tras un descenso del 6% durante abril.  Estos datos son crecimiento mensuales.

¿Qué explica esta paradoja?

Las viviendas unifamiliares representan tres cuartas partes del mercado inmobiliario, los permisos de dichas construcciones subieron en mayo un 4%, nivel más alto desde marzo del 2010. De este tipo de vivienda se pasó de 500.000 unidades en abril a 516.000 unidades en mayo.

Entre tanto, la disminución de obras nuevas en mayo se debe a una reducción en el sector de los apartamentos y otras obras de tipo multifamiliares, donde el ritmo de construcción bajó un 21,3%, tras un alza de 8.4% en abril.

Ante el aumento de los permisos de viviendas, es de esperar que en los próximos meses se de un repunte en las construcciones nuevas.

El problema es que durante este año hemos visto buenos datos de algunos indicadores del sector inmobiliario, pero los mismo no se sostienen en el tiempo y a la vez siguen apareciendo señales de debilidad. Los índices de morosidad, tanto en las carteras consideradas de buena calidad como en los créditos de baja calidad, los llamados subprime que acabaron con la burbuja inmobiliaria estadounidense, continúan en niveles altos y además el enorme inventario de casas que ahora son propiedad de los bancos siguen distorsionando los precios, los cuales, como sabemos, son quienes guían las decisiones de oferta y demanda en todos los mercados.

Quedamos a la expectativa si los datos de construcción tendrán algún impacto en las decisiones que se revelarán mañana en el comité de la Reserva Federal de EE.UU.