Durante el año 2011 el consumo interno fue uno de los motores de la economía nacional. Sin embargo, este año el panorama parece ser otro. En el  primer trimestre la tasa de variación del consumo se ubicó alrededor de 3 %, inferior a la reportada en el mismo periodo del 2011 (10%).

Por su parte, la confianza de los consumidores se situó en el índice más bajo de los últimos dos años, confirmando la tendencia a la baja que muestra desde febrero del 2010 (en dos años la confianza disminuyó 14,4 puntos).  En mayo llegó a 39%, menor al 43.5% alcanzado en  febrero, según un estudio de la Universidad de Costa Rica.

¿Qué explica este comportamiento?

Las tasas de interés y la situación fiscal del país podrían estar detrás de este comportamiento. Por un lado, las tasas de interés más altas incentivan el ahorro y disminuyen el consumo de bienes y servicios, y, al mismo tiempo, la situación fiscal del país sigue pesando en las expectativas de los consumidores.

La tasa básica pasiva se ubicó de nuevo en 10% desde el miércoles pasado, lo que incide sobre los  créditos bancarios indexados a este indicador, obligando a las familias endeudadas a pagar más cada mes. Esta situación las obliga a disminuir su poder de compra, presionando a la baja el consumo general.

En este escenario de tasas de interés al alza y consumo decreciente, la inversión podría verse afectada, perjudicando el leve repunte mostrado por el PIB a inicios de año.

¿Usted qué opina? ¿Estamos los costarricenses gastando menos?