El índice de precios de casas más seguido mundialmente, el Case Shiller de Estados Unidos, reveló que en febrero, el precio promedio de una casa unifamiliar en las 20 ciudades más importantes era 3,4% menor que el de un año atrás, y 6,23% inferior al de hace 3 años.

La burbuja inmobiliaria llegó a su punto máximo en julio de 2006 y desde entonces los precios empezaron a ceder, lo que pronto se convirtió en un incentivo para abandonar las hipotecas sobre las mismas.

Según una organización sin fines de lucro, Center for Responsible Lending (CRL), 5 millones de remates ocurrieron desde el 2007, y estima que para los próximos años se esperan entre 3 y 5 millones más.

Es por ello que muchos analistas estiman que la crisis inmobiliaria, que posteriormente dio paso a la crisis financiera, aún no se ha resuelto.

¿Cuánto han variado los precios de las casas en las distintas ciudades estadounidenses?

Entre enero y febrero los precios de las casas en Chicago y Atlanta cayeron 2,5%, y en general esto sucedió en 17 de las 20 ciudades que sigue el índice Case Shiller, donde los precios no logran estabilizarse ante la enorme oferta de casas en remate propiedad ahora de los bancos.

Miami es una de las únicas tres metrópolis donde el índice de precios registró un alza (junto con San Diego y Phoenix) y la misma se atribuye a que en esta ciudad existe gran demanda por bienes inmobiliarios de parte de extranjeros, brasileños principalmente.

Las tasas hipotecarias a 30 años continúan cerca del mínimo histórico de 3.87% alcanzado en febrero, la tasa actual es de 3,90%, pero este bajísimo precio de hipotecas no está disponible para muchos de los 5 millones de personas cuyas casas están ahora en posesión de los bancos y sus historiales crediticios manchados.

Todavía la  rotación de casas está lejos de su máximo del año 2005. Los datos de marzo, anualizados, revelan 4.48 millones de casas usadas vendidas, mientras que en el 2005 fueron 7.1 millones las residencias que se vendieron, según datos de la Asociación Nacional de Bienes Raíces.

En los préstamos prime, o de buena calidad, los atrasos en los préstamos de tasa fija eran el 4,12% como porcentaje de toda la cartera, y entre los préstamos de menor calidad crediticia, o subprime, los atrasos todavía son de 19.67%, casi una quinta parte de todos los préstamos.