La Tasa Básica Pasiva (TBP), que inició Marzo en 9.25%, su valor más alto desde octubre de 2009, podría subir peldaños adicionales si ciertos elementos no cambian.

Los altos valores de la TBP en el pasado estaban relacionados, entre otras cosas, con los altos niveles de inflación que se presentaban en el país. Por ejemplo,  cuando la TBP llegó a 12%, la inflación venía descendiendo de niveles tan altos como 16,3% en el 2008. Otras razones tienen que ver con las políticas cambiarias del Banco Central (BCCR).

A pesar de que la inflación se ha mantenido en niveles históricamente bajos desde el año 2009 y el tipo de cambio ha requerido de pocas intervenciones por parte del BCCR, la TBP ha emprendido una carrera alcista desde la segunda mitad del año pasado principalmente.

El crecimiento en los gastos del Gobierno y un menor nivel de ingresos crearon al complicado déficit primario, un faltante de ingresos mensual para pagar los gastos corrientes o fijos que obliga al Gobierno a endeudarse todos los meses.

A su vez, la recuperación de la economía tras la última crisis se ha acompañado de una recuperación natural de la actividad crediticia, y esta recuperación ha chocado con el deterioro de las finanzas públicas causando el incremento en las tasas de interés ante la necesidad de recursos por parte del sector público y privado.

Actualmente en el mercado bursátil existe un exceso de oferta de emisores buscando recursos, tanto en colones como en dólares, y ese exceso le entrega poder de negociación a los dueños de esos recursos, los inversionistas, que los entregan a quien les ofrezca mejores tasas.

Naturalmente los principales colocadores de crédito en colones son los bancos del Estado y por esa razón son ellos, en vez de los bancos privados, quienes pagan más por captar recursos en moneda nacional. A su vez, estos bancos son los que más peso tienen en el cálculo de TBP y es por ello que ésta ha subido con fuerza en los últimos meses.

En la medida en que el Gobierno siga con gastos y obligaciones financieras mayores a sus ingresos (en enero este exceso fue de ₡169 mil millones, 25% más alto que en enero 2011), y que el crédito en colones continúe activo, la TBP podría presentar escaladas adicionales en el corto plazo, especialmente si el Gobierno se sigue financiando en el pequeño mercado nacional, ya sea en colones o en dólares, pues la presión que puso a la TBP en su actual nivel seguirá vigente.