La Tasa Básica Pasiva (TBP) regresó hoy a 9%, tras haberse ubicado en 8,75% la semana anterior.

Esta semana la mayor participación de las captaciones de los bancos públicos fueron las que pusieron la presión necesaria para subir la TBP hasta 9%. La ponderación de las mayores tasas que pagan los bancos del Estado pasó de 77% a 81% para este cálculo.

Para los plazos superiores a 3 meses, los bancos públicos en general están pagando tasas de interés en colones más altas que los bancos privados, por una razón muy clara; los primero están experimentando una demanda por crédito en esa moneda por parte de los agentes económicos y por ello deben buscar financiamiento en colones.

Este financiamiento es ahora más caro que hace un año, cuando la TBP estaba en 7,5%, debido a que ahora el Gobierno ofrece altos rendimientos por captaciones a cualquier plazo, haciendo que los bancos deban competir con mayores tasas para atraer los fondos que de otra forma irían hacia los bonos del Gobierno y de ahí a financiar gasto, improductivo, principalmente.

En Aldesa consideramos que mientras persistan las condiciones que han  llevado a la TBP a los actuales niveles, es poco probable que la misma descienda más allá de 8,5% en el corto y mediano plazo, y por el contrario, el nivel de 9.25% se hace muy probable.

La principal condición responsable del aumento en TBP es una economía en crecimiento, donde individuos demandan crédito para consumo e inversión residencial y empresas que necesitan disponibilidad de capital de trabajo junto con un Gobierno financiando su déficit en el limitado mercado interno.

El aumento de la actividad crediticia y el financiamiento interno del déficit fiscal han hecho que el actual nivel de inflación, de 4,2%, no haya incidido en el comportamiento de las tasas de interés, y por el contrario, ha provocado que las tasas de interés reales sean muy altas, incentivando la dolarización del crédito.