Las principales plazas accionarias europeas cerraron la semana con pérdidas superiores al 1%, reflejando la creciente impaciencia del mercado respecto a los acuerdos sobre la implementación de medidas de austeridad que Grecia debería haber hecho oficiales hace una semana.

El atraso de Grecia está creando un nuevo espacio para la incertidumbre y el nerviosismo. El precio del bono de Grecia a 10 años hoy caía nuevamente, agregándole más de 30 puntos base (3%) a su rendimiento. Hoy este bono se cotizó con un rendimiento de 33% en euros.

Grecia debe pasar como ley su último paquete de medidas de austeridad, e identificar $431 millones de partidas específicas a eliminar.

Por su parte, los ministros de finanzas de la zona euro negaron la aprobación de más fondos a Grecia debido a que esta última se ha quedado corta en la implementación de las medidas de austeridad acordadas como requisito de la ayuda financiera.

En Grecia se han agravado las protestas, y George Karatzaferis, el líder político de uno de los tres partidos de coalición que apoyan al Primer Ministro Lucas Papademos, se niegan a dar su apoyo a nuevos y dolorosos recortes de gasto, alegando que un déficit no se puede resolver de la noche a la mañana a través de reducciones en el gasto.

Grecia debe contar con el dinero con anticipación, para poder utilizarlo el 20 de marzo, cuando debe pagar €14.5 billones por un eurobono. De no hacerlo, materializaría el default desordenado que tanto temen los inversionistas alrededor del mundo.

La agencia calificadora Fitch reiteró su perspectiva de que Grecia hará default aún disponiendo de los nuevos fondos.