Ante las nuevas presiones externas para no aprobar el paquete de 130 billones de euros para rescatar a Grecia de la crisis, la Canciller alemana Angela Merkel dijo que los riesgos de no aprobar el paquete y forzar a Grecia fuera del bloque son muy altos.  El sistema financiero europeo y el mundial podrían verse severamente afectados si no se aprueba el plan de rescate.