Los gobiernos europeas, prinicipalmente Alemania y Francia, continúan presionando a las autoridades griegas para que mejoren los controles sobre el gasto público y detallen con mayor claridad la forma en que utilizarán los f ondos de rescate aportados por los países miembros de la Unión Europea.