Después de largos meses de negociaciones, finalmente las autoridades griegas y europeas acordaron un segundo plan de rescate financiero para el país heleno, que recibirá 130 billones de euros.

Para recibir el apoyo financiero Grecia deberá reducir su déficit como proporción del PIB a 120% de aquí al 2020.