Los estadounidenses aprovecharon los mayores ingresos generados en diciembre e incrementaron sus ahorros, reduciendo el consumo, que no mostró variaciones respecto al dato de noviembre, de 0,1%.

El incremento en los ingresos, que mostraron la mayor variación en casi un año, llevó el ritmo de crecimiento del ahorro a su tasa más alta en los últimos cuatro meses.