El Presidente Obama hizo comentarios acerca de un plan aprobado de manera bipartidaria para aumentar el techo de la deuda americana. De no moverse este techo, técnicamente el gobierno estadounidense podría caer en un default al no poder hacer frente a obligaciones, como por ejemplo el pago de intereses sobre la deuda.