Los bonos italianos caían hoy con fuerza en los mercados internacionales, convirtiendo a la deuda italiana en la “nueva víctima” de la aversión al riesgo entre los inversionistas, después de Grecia, Portugal e Irlanda.

Hace un mes, un bono a dos años plazo del Gobierno Italiano pagaba 2,93% en euros. Hoy su precio ha caído tanto que el rendimiento ofrecido por el mismo bono es de 4,16%.

En el mismo lapso, el bono de 5 años plazo pasó de pagar 3,98% a 5,15% y el de 10 años 4,78% a 5,67%.

El costo de protegerse contra un cese de pagos por parte de Italia (CDS) llegó a 296%. Es decir, por cada 10 millones de valor en libros a cubrir se debe pagar una prima de 296 mil euros. Esto constituye un máximo histórico y refleja el creciente miedo de que Italia sea el siguiente país en acudir a un rescate por parte de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

El CDS de 5 años de España también alcanzaba hoy un máximo histórico, cotizándose a 329, y el de Grecia, uno de los más altos del mundo, llegaba a 2337. Cuando Grecia acudió a su primer rescate este instrumento se cotizaba en 993.

Italia tiene €1,6 trillones de deuda en bonos, es el tercer país con la deuda más grande del mundo, después de Estados Unidos y Japón.

Según estrategas de mercados, Grecia, Portugal e Irlanda pasaron en promedio 24 días con sus bonos a 10 años pagando una rentabilidad superior al 6%, 15 días arriba de 6,5% hasta llegar a 7% y pedir un rescate.

Italia está trabajando fuertemente en un plan de austeridad para reducir en 40 billones de euros su gasto entre el presente año y el 2014. Su deuda equivale al 119% de su PIB, cercano a $2,1 trillones y su déficit fiscal es de 4,6%.

Los mercados accionarios abrieron fuertemente a la baja, junto con los rendimientos del Tesoro de EE.UU., al conocer también que la deuda de Grecia creció 28% en los primeros 6 meses del año, al caer sus ingresos y gastar más de lo presupuestado.