Los primeros datos del PIB del segundo trimestre asustaron a los mercados, al ser peor a lo esperado. El PIB creció en 1.3% y se esperaba 1.8%. Sin embargo, los datos más impactantes fueron un crecimiento del 0.4% para el PIB del primer trimestre, ajustado a la baja desde un 1.9%  y un consumo avanzando en 0.1% entre abril y junio.