La economía de Estados Unidos decepciona con una creación de apenas 18 mil nuevos empleos en junio. La cifra está muy por debajo de lo que esperaba el mercado, alrededor de 105 mil nuevos puestos en el área no agrícola.

El gobierno fue el máximo destructor de plazas, seguido por el sector educación, financiero y construcción. El sector de servicios privados, bienes duraderos y manufactura tuvieron una creación neta de empleos. Con esto el desempleo total de Estados Unidos vuelve al 9,2%.