Con el objetivo de controlar la creciente inflación, las autoridades chinas decidieron elevar la tasa de interés de referencia, por tercera vez en el año.