El aumento en el nivel de precios de junio fue de 0,.56%, el tercero más alto del año y explicado principalmente por el aumento en el alquiler y servicios de la vivienda y transporte.

De forma acumulada, la inflación del año ha sido de 2,78%. Mientras que de forma interanual, el nivel de precios ha aumentado en 5,18%. De esta forma, el BCCR tiene más probabilidades de que la inflación cierre, por segundo año consecutivo, dentro del rango definido entre 4% y 6%.

Según datos del INEC, durante este año la educación y el transporte son los rubros que más han aumentado, 7,5% y 8,6% respectivamente, representando ambos gastos significativos dentro de los ingresos de la clase media.

Además de los anteriores, durante el transcurso del año los precios de los combustibles han aumentado en promedio 23%. El litro de gasolina súper ha aumentado de enero a la fecha 23%, el de gasolina regular 26,7% y el diesel 19% en el mismo periodo de tiempo. Además, el impuesto sobre estos tipos de gasolina ha aumentado en promedio 8,4%.

De esta forma, el poder adquisitivo de los consumidores disminuye, siendo cada vez menor el porcentaje del ingreso disponible para el consumo a pesar de que la inflación haya aumentado en poco más del 2,5%. De ahí la preocupación por el “costo de la vida” entre los costarricenses.

Los bienes transables presentan un aumento de 5,7% en los primeros 6 meses del año, el más alto desde el 2006, y los no transables de 1,.23%.  La variación subyacente acumulada alcanza 2,65%, la más alta para este período de tiempo desde el año 2008.