La última recesión económica dejó como resultado que los rendimientos en dólares, tanto a lo interno como externo de Estados Unidos, se mantuvieran por el suelo, especialmente para el caso de las inversiones seguras, como depósitos a plazos y bonos de emisores considerados “grado de inversión”.

Los inversionistas no pensaron que varios años después de la crisis las palabras del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, de “rendimientos excepcionalmente bajos por un extenso periodo de tiempo” todavía continúen apareciendo en sus discursos.

A menos de una semana de la próxima reunión de la Reserva Federal y en el último mes de estímulo económico, los inversionistas se preguntan si los rendimientos continuarán excepcionalmente bajos por más tiempo, sin embargo, todo parece indicar que así será.

La economía de Estados Unidos atraviesa por lo que analistas llaman un “debilitamiento temporal”, que ha colocado de nuevo muy cerca de sus mínimos a los rendimientos de los bonos, debido a la creciente certeza de que la economía crecerá menos y esto ha hecho que las personas se desprendan de inversiones y proyectos relativamente inseguros y se refugien de nuevo en bonos del Tesoro, o simplemente dejen de demandar dinero para créditos, dejando a los bancos y empresas con una cantidad excesiva de liquidez.

Mientras que hace un año se predecía que al final del 2011 la Reserva Federal haría su primera movida al alza en las tasas de interés, y que con esto se enviaría una señal al resto del mundo de que comenzaría a revertirse una política monetaria expansiva. Ahora esta posibilidad parece más lejana, y las proyecciones más optimistas hablan de un alza en las tasas de interés en dólares apenas en la segunda mitad del año 2012.

Eso implica que en Costa Rica continuaremos con la coyuntura de bajísimas tasas de interés en dólares que ha dominado al mercado nacional en los últimos años y que hace a las inversiones en colones mucho más atractivas para los inversionistas, que a su vez tampoco prevén una devaluación importante de la moneda.

El Ministerio de Hacienda saldrá a subasta este lunes con títulos en dólares, cuyos vencimientos son al año 2016, 2018 y 2020 que actualmente pagan 3,2%, 4,2% y 4,8%. Las inversiones en bonos de Estados Unidos a estos mismos plazos generan una rentabilidad de 1,5%, 2,2% y 2,9%. Se espera que estos rendimientos se mantengan sin grandes variaciones en el corto plazo, a pesar de que en junio terminaría el último estímulo monetario en Estados Unidos.