El Banco Central de Colombia elevó la tasa de interés de referencia por cuarto mes consecutivo, con el propósito de “enfriar” las presiones inflacionarias que están surgiendo a causa del fuerte crecimiento de los préstamos bancarios y del consumo, que crece más rápido que lo estimado.