La tasa de desempleo juvenil en EE.UU. subió a 25%, lo que significa que la cuarta parte de la población de 16 a 19 años no tiene trabajo fijo.