Durante marzo los precios crecieron 0,25%, resultando en una inflación de los últimos doce meses (abril 2010 – marzo 2011) de 4,6%, la menor inflación interanual de los últimos diez años.

Parece que, por ahora, el Banco Central tiene algo menos de que preocuparse… 

A pesar de que el incremento en el precio de la gasolina explica el principal aporte al aumento de la inflación general de marzo, su incidencia sobre el aumento de los costos de los demás bienes y servicios de la economía todavía no se aprecia, y posiblemente se presente de forma rezagada en los próximos meses.

La inflación se ha estabilizado dentro del rango de 4% a 6% propuesto como meta por el Banco Central (BCCR), y durante este primer trimestre los efectos del aumento en la oferta monetaria no han tenido mayor incidencia en los precios.

Esto se debe, en mayor medida, a que existe una demanda real por colones, es decir, más agentes económicos necesitando liquidez en moneda nacional, por lo que no se generan presiones inflacionarias cuando el BCCR aumenta la cantidad de colones en el sistema bancario. Esto sucede cuando interviene en el sistema cambiario para defender la banda inferior retirando dólares e inyectando colones.