EL Banco Central de Europa podría subir mañana la tasa de interés de referencia de 1% a 1,25%. El mercado ya descuenta esta subida, y es una de las razones por las que el euro ha aumentado de valor frente al dólar las últimas semanas.

¿Qué pasará más adelante? ¿Le hará bien esta decisión a la delicada situación económica de estos países?

A pesar del bajo crecimiento de la zona euro, de 2% para el 2010, y de la crisis de deuda soberana de los países de la periferia, la moneda europea no ha cedido valor ante el dólar, y por el contrario, ha amparado su crecimiento bajo la expectativa de mayores tasas de interés en la zona y una economía alemana cuya tasa de productividad duplica la del resto de los países de la zona común.

El aumento de 0.25% en la tasa de interés de la zona viene como medida ante un aumento de la inflación producto de los altos precios de los commodities y de la gasolina.

Sin embargo, la medida es una de las más controversiales a las que debe enfrentarse el BCE, pues aumentar los costos de financiamiento en medio de una crisis de confianza en los países altamente endeudados encarece aún más las fuentes de financiamiento.

Portugal logró hoy colocar €1 billón en bonos a un año por medio de una subasta, en la que se prohibió la participación de ciertos bancos locales. Portugal logró colocar los bonos, pero lo hizo a un altísimo precio, ofreciendo un rendimiento de 5,90% en euros.

Economistas han insistido en que es muy temprano para aumentar las tasas de interés, y que en el caso específico de la zona euro, un aumento en las tasas  terminará de condenar al fracaso el crecimiento de la zona y tendrá una incidencia muy baja sobre la inflación.

¿Usted qué opina? ¿Logrará Europa volver a los niveles de crecimiento económico de antes?