La moneda de la Unión Europea alcanza el valor máximo de los últimos 15 meses, alimentado por expectativas de que el Banco Central Europeo continúe subiendo  las tasas de interés cada 3 meses para contener la inflación.