La actividad económica creció 2,7% en noviembre, según indica el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), dado a conocer ayer. Dicha cifra da continuidad al proceso de desaceleración observado desde febrero del 2010. La variación promedio, de 4,6%, continúa apoyando un crecimiento anual del PIB de alrededor de 4%.

El movimiento más importante se observa en el sector construcción, donde se aprecia un avance en su índice de actividad por segundo mes consecutivo, lo que podría marcar el fin de una larga etapa de contracción económica y el inicio de una etapa de recuperación.

Otro sector para el que se espera buenas noticias es el de manufactura, que podría registrar un repunte desde su actual condición de estancamiento en los próximos meses, dada la alta correlación entre nuestro sector industrial y el desempeño económico de EE.UU.

Este país ha dado señales de mejoras importantes, no solo en la actividad manufacturera a nivel nacional, sino también en los sectores de servicios y consumo, lo que podría devolver al sector manufacturero nacional a un escenario de mayor actividad económica.

Sin embargo, hasta el momento el sector de manufactura continúa contraído, registrando en noviembre una variación interanual negativa por segundo mes consecutivo. Los sectores de comercio, transporte y servicios prestados a las empresas mantienen el sólido crecimiento que les caracterizó en el 2010, ubicándoles en los tres primeros lugares por desempeño dentro del índice. El sector de agricultura creció 4,3%, el cuarto más importante, pero viene perdiendo fuerza desde hace cuatro meses.

Por su parte, el sector hotelero mostró una disminución en su índice de actividad, que alcanzó en junio el punto más alto del 2010.