Esta semana los ojos están puestos en el reporte de empleo nacional de Estados Unidos, programado para este viernes. Se espera que la tasa de desempleo permanezca en 9,8% y que la economía haya creado 150 mil nuevas plazas no agrícolas durante diciembre. Los más optimistas esperan que el desempleo descienda a 9,7%.

Sin embargo, varios informes revelados en las últimas semanas sugieren que la economía creó más empleos de lo que estimaban los analistas durante diciembre, con datos que sobrepasan las predicciones hasta de los más optimistas.

ADP, que publica su reporte de empleos varios días antes que el Departamento de Trabajo de Estados Unidos y se basa en una muestra de sus aproximadamente 500 mil empresas clientes, sorprendió al mercado esta mañana, comunicando que durante diciembre se crearon 297.000 empleos privados, mientras que los analistas esperaban 100 mil.

Además, el mes pasado los pedidos semanales de ayuda por desempleo bajaron por primera vez del importante nivel de 400 mil, lo que para muchos economistas significa una señal creíble de que, aunque a un ritmo lento, el mercado laboral iniciará una etapa al alza.

El Índice Nacional de Servicios presentó un incremento en diciembre, pasando de 55 a 57,1, el mayor avance desde mayo del 2006.

Así, tanto los reportes del mercado laboral como de servicios han sorprendido a los mercados, que ahora empiezan a cuestionar si las cifras esperadas para el viernes son más bien pesimistas y abre la posibilidad de que el desempleo se haya movido de 9,8% en que se encuentra.

Mientras tanto, los mercados accionarios ya descuentan las mejores expectativas respecto al crecimiento económico de EE.UU., y en esta semana de transacciones acumulan una ganancia de 1,30%  para el Dow Jones y 1,41% para el S&P 500.