Los precios de las casas en 20 ciudades de Estados Unidos aumentaron en septiembre al ritmo más bajo en los últimos 8 meses, mostrando que la caída en las ventas está desestabilizando el sector inmobiliario. El índice S&P/Case Shiller aumentó 0,6% en el último año.