La tasa básica pasiva (TBP) subió a 7,75% desde 7,5%. El incremento en esta tasa muestra un alejamiento entre el nivel de tasas de interés vigente en el sistema bancario nacional, y el nivel de tasas más bajo al que apunta el Banco Central de Costa Rica por medio de su Tasa de Política Monetaria (TPM), ubicada en 6,50%.

La divergencia entre la senda que siguen ambas tasas de interés revela un importante obstáculo para el BCCR. En sistemas de metas inflacionarias y necesariamente, tipos de cambio flexibles, el control sobre las tasas de interés es indispensable para cumplir los objetivos establecidos.

Sin embargo, la resistencia a la baja observada en el nivel de tasas de interés en moneda nacional podría tener otra causa, que sería el estricto control sobre los agregados monetarios observado en el crecimiento de los mismos durante este año, y que de cierta forma, es contradictorio con la baja en la TPM de 9% a 6,5%.

La relativa iliquidez en moneda nacional dificulta que los bancos puedan reducir sus respectivas tasas de interés, debido a varias razones. En primer lugar, la cantidad de dinero en la economía debe ir de la mano con el crecimiento nominal de la producción y los precios. De lo contrario, existe un faltante por el cual se debe competir.

En segundo lugar, actualmente existe una mayor preferencia por moneda nacional, no solo por sus mayores tasas de interés, sino también por una tendencia hacia la colonización resultado del ajuste de créditos y patrimonios hacia esa moneda, ante un tipo de cambio flexible tanto al alza como a la baja.

Hacia octubre, la oferta monetaria presenta una variación de -0,22% entre el saldo de diciembre 2009 y octubre 2010. La emisión monetaria presenta para el mismo lapso una caída del 11,20% y la base monetaria una de 3,4%

Para más información sobre las proyecciones de Aldesa para las tasas de interés este año, vea en  www.pulsobursatil.com el análisis en video.