Al parecer la recuperación de la economía estadounidense podría demorar un poco más de lo esperado.

El ingreso personal de los estadounidenses disminuyó 0,1% en septiembre. Las variaciones negativas no se registraban desde la primera mitad del 2009 y se vuelven a presentar días antes de la esperada reunión de la Reserva Federal (FED).

El menor ingreso, y el todavía elevado nivel de ahorro, de 5,3%, hacen que el consumo presente avances mínimos. Los datos dados a conocer hoy por el Departamento de Análisis Económico, revelan también que la inflación  no presentó variación alguna en setiembre.

Esta falta de inflación es uno de los problemas que se estima la FED tratará de atender con una nueva inyección monetaria, cuyas características serían definidas este miércoles. La autoridad monetaria intentará aumentar las expectativas de inflación para estimular el consumo y desincentivar el ahorro, tratante de generar actividad en la economía.