A pesar de que las empresas privadas en Estados Unidos agregaron en el último trimestre más puestos de trabajo de los que se esperaban, la tasa de desempleo aumentó porque no se crearon suficientes plazas para satisfacer la demanda actual.